La relación intestino-cerebro: exploración de enfermedades cerebrales.

Hace varios miles de años, los doctores chinos antiguos enfatizaron la importancia de una dieta saludable y de llevar un estilo de vida saludable como el ingrediente principal para mantener la salud. El intestino, conocido en ese momento como el bazo y el estómago, era el precursor de toda actividad mental y la salud de estos órganos significaba que el cuerpo estaba en equilibrio.
Hoy es un tiempo de enfermedad crónica, un tiempo donde el desinfectante de manos está en cada mostrador y donde los alimentos se pueden comprar en paquetes bien presentados que están diseñados para evitar que la comida se eche a perder. La “guerra” contra los microbios que comenzó con el descubrimiento de la pasteurización por parte de Pasteur para reducir los recuentos microbianos ha dado un giro completo a medida que comenzamos a descubrir los vínculos más íntimos entre nuestros microbios intestinales y nuestra salud mental y física.

Una vieja idea se convierte en nueva

Las ideas y tendencias tienen una naturaleza cíclica, pero a veces estas nociones se enfocan y comprenden más claramente. El resurgimiento del interés en la salud intestinal es un ejemplo de cómo una vieja idea ahora se vuelve fresca. Los descubrimientos más recientes sobre el eje del intestino / cerebro ayudarán a mejorar la salud del intestino y del cerebro, tratarán las enfermedades crónicas previamente incurables y reinventarán el futuro de la medicina.

Estamos pasando de una época de miedo donde los microbios se consideraban peligrosos y algo relacionado con la mala salud, a un tiempo de tolerancia sabiendo que dependemos de todo en nuestro entorno para mantener una salud perfecta. La homeostasis se extiende más allá de nuestros cuerpos y está íntimamente conectada con nuestro ecosistema y con un continuo espacio-tiempo no reconocido previamente por la medicina moderna.

La resurrección científica de la conciencia de la relación entre el intestino y el cerebro en términos del microbioma se ha convertido en un tema candente. Por ejemplo, en Japón los científicos encontraron correlaciones directas entre las bacterias intestinales y las funciones cerebrales, como la respuesta al estrés, las fluctuaciones hormonales, el procesamiento neural y la función del eje suprarrenal hipotalámico hipofisario (HPA) de ratones libres de gérmenes criados en un ambiente estéril.

En la respuesta al estrés humano, el HPA también se activa y comienza a liberar hormonas del estrés, pero al igual que las vidas de las ratas de laboratorio, vivimos en ambientes condicionados donde tenemos poco control para apagar la cascada de estrés. Existe evidencia de que las hormonas del estrés afectan directamente la actividad microbiana intestinal.

En contraste, los antiguos chinos conocían y entendían la relación entre comer los alimentos correctos dentro de la temporada y corregir la preparación de los alimentos para mantener la salud. Es un concepto fascinante pensar que alguien como Li Dong-Yuan, el padre de la escuela de la Tierra (1180-1250 aC) podría haber mantenido a su gente sana al comprender la función de la salud intestinal.

Poco después de Sudo, concluyeron su investigación con ratones, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) arrojaron millones de dólares para comenzar el Proyecto del Microbioma Humano para comenzar a examinar el vasto universo microbiano de nuestros cuerpos en 2007. Desde entonces, los datos se han cumplido cuidadosamente en un tomo masivo de evidencia que implica la capa microbiana intestinal y su relación con muchos aspectos de la función corporal normal. “La acumulación de evidencia ha demostrado el impacto del estrés y la adversidad en la vida temprana (ELA) en la fisiopatología gastrointestinal del huésped. Aunque la mayor parte del enfoque se ha centrado en las alteraciones de la estructura y función cerebral, el trabajo experimental limitado en roedores sugiere que el sistema nervioso entérico también puede directamente afectado, como lo demuestran los cambios en el número, el fenotipo y la reactividad de los nervios entéricos ”

Raíces de medicina tradicional china

La salud del intestino delgado como se dijo anteriormente no es un concepto nuevo. Tal vez se haya identificado un nuevo lenguaje y nuevos marcadores biológicos para comprender mejor la relación, pero la idea central de la salud del cerebro es muy antigua. Los pioneros en el tema de la salud intestinal fueron los médicos chinos, como el Emperador Amarillo y Li-Dong Yuan, que vivieron hace miles de años.
La teoría china antigua describe cada uno de los cinco órganos yin como correlativos con una función espiritual / mental; el bazo es el Yi o pensamiento. La función del bazo es importante para la digestión de nutrientes, la salud de la sangre y está conectada con nuestros pensamientos, recuerdos y capacidad de hacer las cosas. El bazo y el estómago juntos tienen importantes funciones de digestión que pueden verse afectadas por una vida incorrecta o por pensar demasiado.

En los tiempos modernos, somos bombardeados con pensamientos constantemente, preocupados todo el tiempo; Funcionamos con reflejos de reptil para responder a nuestros iPhones, navegar por Internet y ver programas de televisión de reality shows. ¿Cuándo descansan nuestras mentes? Esta actividad agota nuestra función del bazo y el estómago. Nuestras tripas están plagadas de alimentos poco saludables que han sido irradiados, modificados genéticamente, sumergidos en productos químicos nocivos y luego almacenados durante largos períodos.

Los suelos donde se cultivan nuestros alimentos carecen de nutrientes e incluso si se cultivan orgánicamente, su suministro de agua a menudo está contaminado por la escorrentía de las granjas vecinas; todo lo cual tiene un impacto directo en nuestro bioma intestinal. Las comodidades y las contaminaciones modernas están directamente relacionadas con los cambios epigenéticos en nuestros cerebros y cuerpos; lo que significa que tienen un impacto directo en cómo funcionamos al nivel más microscópico. Tal vez esto pueda explicar las tasas crecientes de nuevos casos de obesidad, diabetes, enfermedades del corazón, autismo y depresión. Los microbios intestinales probablemente se están extinguiendo debido a nuestros comportamientos negligentes, y nadie se preocupó hasta hace poco.

Naciente para el diagnóstico médico chino es la idea del revestimiento de la lengua como reflejo del estado de los órganos internos. El revestimiento de la lengua, muy parecido al suelo de nuestro jardín intestinal, reflejaría la salud del bioma, así como su salud mental y espiritual. Curiosamente, el nervio vago viaja desde nuestra lengua para conectar el cerebro con el sistema digestivo. ¿Cómo sabían los antiguos chinos acerca de esta “ventana” en el alma del intestino? La lengua es el primer órgano digestivo, ya que secreta enzimas en preparación para descomponer los alimentos en nutrientes, y la raíz de la lengua se conecta directamente con el canal del bazo.

El segundo cerebro y la salud mental

El Sistema Nervioso Entérico (ENS) es el “segundo” cerebro que recubre el tracto GI del esófago al recto y contiene 100 millones de células nerviosas. Hemos entendido durante algún tiempo que importantes receptores para la captación de serotonina se encuentran en nuestro intestino. Durante medio milenio, los médicos prescribieron productos farmacéuticos para estimular estos receptores y tratar a los pacientes deprimidos. A pesar de la industria multimillonaria de antidepresivos, la investigación ha demostrado que entre el 30 y el 40 por ciento de los pacientes no mejoran con las terapias convencionales para la ansiedad y la depresión.

El uso de suplementos dietéticos y herbales ha sido mal visto en la era moderna de los productos farmacéuticos. La depresión y la enfermedad mental se han convertido en un gran problema. De acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), alrededor de 16 millones en los Estados Unidos están deprimidos en un año, y la depresión puede conducir a la adicción y otros problemas de salud. La comprensión científica entre el vínculo entre la carga bacteriana intestinal y la enfermedad mental se está enfocando rápidamente y es posible que pronto veamos nuevas opciones para los pacientes con esquizofrenia, depresión y autismo.

La mayoría de las personas piensa que los microbios están relacionados con la infección y la mala salud, pero la reeducación reciente de la población está ayudando a alimentar el interés en los microbios saludables y beneficiosos. De hecho, el noventa y nueve por ciento de todos los microbios son beneficiosos o al menos no dañinos. Los microbios que viven en el intestino contienen 150 veces más genes que un ser humano. Se cree que el microbio intestinal pesa entre 1 y 2 kilogramos, que es equivalente a la masa de un cerebro humano. Curiosamente, el microbioma intestinal tiene 1,000 o más tipos de bacterias con miles más de subespecies.

Este gran conjunto de genes de bacterias residentes en el cuerpo humano sin duda debe estar allí para mantenernos sanos y viables en un entorno en constante cambio. Cuando piensas que el intestino alberga tantas especies de bacterias y que tiene una conexión directa con nuestro cerebro y nuestra salud, entonces puedes llegar a la brillante idea de que nuestra salud comienza y termina en el intestino. De hecho, según los principales investigadores, “los efectos de la microbiota intestinal sobre la salud humana serán un área de interés en la neurociencia en los próximos 10 años”. Nuestra comprensión de que la colonización microbiana comienza con la concepción y se potencia aún más en el canal de parto a través del contacto con la madre y luego se ve afectada por nuestra ingesta nutricional es probable que revolucione el tratamiento médico de las enfermedades en el futuro.

Nuevos estudios han demostrado recientemente cómo el trasplante de microbios no solo puede curar enfermedades colónicas infecciosas, sino que puede tener un impacto directo en enfermedades psiquiátricas como el autismo y la depresión. También ha habido evidencia reciente sobre cómo el microbioma cambia y se ve afectado por el envejecimiento y la enfermedad. Aparentemente, los afectados por enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer tienen una residencia microbiana reducida y debilitada en comparación con las personas más sanas.
La salud de nuestro microbioma no solo se relaciona directamente con la salud de nuestro cerebro envejecido, sino también con su desarrollo. Las células cerebrales comienzan a madurar tan pronto como la tercera semana después de la concepción 15 y una nueva comprensión entre la nutrición, el microbioma y la salud cerebral ayudará a enfocarse en el bienestar del bazo y el estómago. Un estudio reciente en ratas reveló que las “ventanas” de expansión neuronal rápida ocurren en relación con el desarrollo del microbioma, mientras que la sustitución de microbios perdidos a través de la ingesta de probióticos puede regenerar las neuronas. Entonces, la pregunta es, ¿un cóctel probiótico tomado en el momento correcto puede sanar el daño cerebral o intestinal? Es posible que pronto sepamos esta respuesta.

Cambiar la perspectiva

El resurgimiento de la importancia del equilibrio del bazo y el estómago en lo que respecta a la salud mental y física permitirá a los médicos de la medicina tradicional china en todas partes estar a la vanguardia del futuro de la medicina. Creo que habrá un alejamiento de los productos farmacéuticos y más un impulso hacia la epigenética, la dieta, la medicina natural, herbal y energética.

Mi investigación sobre este tema me resulta a la vez emocionante y atemorizante al pensar cómo hemos estado en la era oscura de la medicina durante los últimos cientos de años. A pesar de los inventos de medicamentos milagrosos como la penicilina y las intervenciones quirúrgicas, como los trasplantes de pulmón del corazón, las personas no viven de manera saludable. Tristemente, es común estar crónicamente enfermo o mentalmente enfermo con pocas esperanzas de mejora.

El modelo médico alopático actual se enfoca en ganar mucho dinero porque respalda a las grandes farmacias en lugar de las grandes granjas. Reclama curas “rápidas”, en lugar de centrarse en mantener y desarrollar la salud con la nutrición. La atención de la salud deberá avanzar hacia una atención sostenible para alinearse con el nuevo paradigma. El reconocimiento de la salud del cerebro intestinal forzará una nueva definición de salud.

El microbioma nos volverá a conectar con la tierra donde cultivamos nuestros alimentos. Aumentará la importancia de apoyar recursos locales sostenibles, aumentar la conciencia sobre la limitación de la contaminación y, con suerte, mejorar la salud en general. Mientras tanto, dado que ahora sabemos que el intestino es el segundo cerebro, los practicantes de TCM deben esforzarse por aprender tanto como sea posible acerca de los alimentos probióticos y la nutrición del bazo y el estómago.

Fuente acupuncturetoday

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *