Acupuntura para la Ansiedad

En término ansiedad provine del latín anxietas, que significa angustia o aflicción.

“En mi vida he tenido miles de problemas y algunos de ellos hasta eran ciertos”

Mark Twain.

La ansiedad es una respuesta de anticipada e involuntaria del organismo frente a estímulos externos o internos que son percibidos por el individuo como amenazantes y/o peligrosos. Suele acompañarse de sentimientos desagradables o de síntomas somáticos de tensión.

En definitiva, es una señal de alerta que nos advierte sobre un peligro inminente y nos permite adoptar las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza, en psicología esto se denomina afrontamiento.

En un principio la ansiedad es adaptativa, es decir, es un estado emocional normal ante situaciones de nuestra vida y es una respuesta habitual ante diferentes situaciones cotidianas que nuestro sistema de alerta considera importantes para nuestra supervivencia. Cierto grado de ansiedad es incluso deseable para el manejo normal de las exigencias o demandas del medio ambiente.

Únicamente cuando sobrepasa cierta intensidad de estos estímulos o se supera la capacidad adaptativa entre el individuo y el medio ambiente, es cuando la ansiedad se convierte en patológico, provocando un malestar importante con diversos síntomas. Podemos agrupar estos síntomas es cinco categorías:

Físicos: Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, vómitos, alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidad.

Psicológicos: Inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza o despersonalización, temor a perder el control, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones

Conductuales: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo.

Intelectuales o cognitivos: Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, obsesión, pensamientos distorsionados e importunos, incremento de las dudas y la sensación de confusión.

Sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, en unos casos, y verborrea en otros, bloquearse o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder, dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos.

En España, la tasa de población adulta afectada por algún tipo de trastorno de ansiedad alcanza el 20%, casi 2 de cada 10 españoles. El número de casos de ansiedad en nuestro país ha aumentado en los últimos años en paralelo a los casos de depresión, enfermedad que ya afecta entre un 10 y un 15% de la población.

Las mujeres tienen más riesgo que los hombres de padecer un trastorno de ansiedad y la prevalencia en el caso de las mujeres duplica a la de los hombres, excepto si es producido por una fobia social.

No se conocen totalmente las causas de los trastornos de ansiedad, pero se sabe que la interacción de múltiples factores favorece su aparición. Se conoce la implicación tanto de factores biológicos como ambientales y psico-sociales.

En los factores biológicos se han encontrado alteraciones en los sistemas neurobiológicos encargados de producir gaba y serotonina, anomalías estructurales en el sistema límbico, una mayor frecuencia de uso y/o retirada de medicinas, alcohol, drogas y/o sedantes y cierta predisposición genética.

Entre los factores ambientales se ha encontrado la influencia de ciertos estresores ambientales, una mayor hipersensibilidad y una respuesta aprendida.

Los factores psicosociales de riesgo son las situaciones de estrés, las experiencias que amenazan la vida, el ambiente familiar y las preocupaciones excesivas por asuntos cotidianos.

¿Cómo puede ayudarnos la acupuntura?

La ansiedad es un término moderno que no tiene una equivalencia exacta en la Medicina China.

En la ansiedad el eje formado por Corazón-Riñón tiene mucha importancia. El corazón, que reside en el recalentador superior, es el elemento Fuego (Yang) y el Riñón, que reside en el recalentador inferior, es el elemento Agua (Yin).

En condiciones normales el Yang de Corazón desciende para calentar el agua del Riñón y el Yin de Riñón asciende para nutrir el Yin de Corazón.

Si se produce una deficiencia de sangre de Corazón, el yang está relativamente más alto que el Yin por lo que se producirá un calor por deficiencia, es decir habrá más calor en el corazón que descenderá a Riñón.

Si se produce una deficiencia de Yin de Riñón el agua del Riñón resultara insuficiente para que ascienda a nutrir el Yin de Corazón.

Cuando se produce una insuficiencia de Sangre o de Yin, el Shen (mente) y el Hun (alma corpórea) no se pueden asentar y la persona se tiene ansiedad y duerme mal. Cuando se produce un exceso el calor agita el Shen y el Hun y genera ansiedad e insomnio.

Están son dos de las causas que producen ansiedad en Medicina Tradicional China. La insuficiencia de sangre de Corazón y el fuego por deficiencia de Yin de Riñón. La tercera causa es un ascenso de flema que perturba al Corazón. Existen más síndromes relacionados con el insomnio, pero estos tres son los más comunes.

A continuación, tenemos todos los síndromes que pueden ocasionar ansiedad con algunos de sus síntomas más característicos para que puedan identificarlos más fácilmente.

Síndromes de deficiencia:

  • Insuficiencia de Sangre de Corazón: leve ansiedad, insomnio, palpitaciones.
  • Insuficiencia de Yin de Corazón: ansiedad que empeora por la tarde, palpitaciones, sudoración nocturna.
  • Insuficiencia de Sangre de Hígado: leve ansiedad, depresión, insomnio.
  • Insuficiencia de Yin de Hígado: leve ansiedad, depresión, insomnio, lengua sin saburra.
  • Insuficiencia de Yin de Riñón: ansiedad que empeora por la tarde, falta de fuerza de voluntad, mareos, acufenos.
  • Insuficiencia de Qi de Corazón y de Vesícula Biliar: leve ansiedad, insomnio, timidez.

Síndromes de exceso:

  • Fuego de Corazón: ansiedad pronunciada, palpitaciones, lengua roja.
  • Estancamiento de Sangre de Corazón: ansiedad pronunciada, palpitaciones, lengua morada.
  • Flema-Fuego que perturba la Mente: ansiedad pronunciada, comportamiento maníaco, lengua hinchada.
  • Estancamiento de Qi de Hígado: ansiedad, depresión, irritabilidad, distensión en los hipocondrios.
  • Fuego de Hígado: ansiedad pronunciada, cefalea, sed, lengua roja, pulso de cuerda.
  • Ascenso de Yang de Hígado: ansiedad, cefaleas, mareos.
  • QI Rebelde de Chong Mai: ansiedad, sensación de pánico, sensación de constricción en la garganta, palpitaciones, opresión torácica, plenitud abdominal, pulso fuerte.

Síndromes combinados de exceso e insuficiencia:

  • Insuficiencia de Yin de Riñón y de Corazón con Calor por Insuficiencia de Corazón: Ansiedad que empeora al anochecer, mareos, acufenos, palpitaciones.
  • Insuficiencia de Yin de Corazón con Calor por Insuficiencia: ansiedad que empeora al anochecer, palpitaciones, lengua roja sin saburra.

Con acupuntura en primer lugar, tras realizar una diferenciación de síndromes, tratamos la raíz del problema según el síndrome que presente regulando los órganos que están afectado bien sea por exceso o por deficiencia. Y en segundo lugar tratamos lo síntomas físicos, mentales o emocionales (insomnio, depresión, taquicardias, etc.) que puedan presentar, aumentando la calidad de vida de los pacientes con ansiedad.

En Medicina Tradicional China no existen recetas de puntos genéricas para tratar las enfermedades, pero los puntos que más se emplean para tratar la ansiedad son entre otros: Vejiga 10, Pericardio 3, Pericardio 6, Corazón 7, Shenmen, Ren Mai 17, Hígado 3, Vesícula Biliar 13, Riñón 27

Este tratamiento fue publicado por Madrid Acupuntura en la revista Universo Holístico.

A qué esperas

¿Te apetece probar este tratamiento? Llámanos al 644 19 11 19 y reserva tu cita o solicita más información sin ningún compromiso.

No te arrepentirás