Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica en la cual el cuerpo no puede regular la cantidad de azúcar en la sangre bien porque el páncreas no es capaz de producir la cantidad de insulina necesaria o porque se ha creado resistencia a esta, lo que repercutirá en el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y proteínas.

Podríamos considerarla la gran epidemia del siglo XX y XXI sobre todo en los países desarrollados en los que se han desarrollado el número de enfermos de manera preocupante y de forma muy rápida debido sobre todo a la mala alimentación sobre todo por el consumo excesivo de azúcar, bollería industrial, grasas sumado a la vida sedentaria que abunda entre estas poblaciones.

La insulina es la hormona producida por el páncreas que nuestro cuerpo utiliza para controlar la cantidad de azúcar en la sangre. La diabetes puede ser causada por que nuestro páncreas produzca muy poca insulina, o tengamos una resistencia a ésta o una mezcla de ambas.

Para comprender la diabetes, es importante entender primero el proceso normal por medio del cual el alimento se descompone y es empleado por el cuerpo para obtener energía. Suceden varias cosas cuando se digiere el alimento:

Cuándo la glucosa entra en el en el torrente sanguíneo el páncreas produce insulina para transportar la glucosa los músculos, la grasa y las células hepáticas, donde puede almacenarse o utilizarse como energía.

Las personas con diabetes presentan hiperglucemia, es decir un contenido de azúcar en sangre excesivo, debido a que su cuerpo no puede transportar el azúcar para ser consumida por nuestro cuerpo o almacenarla como energía, y dado que el hígado produce demasiada glucosa la secreta en la sangre. Esto se debe a que el páncreas no produce suficiente insulina o las células no responden de manera normal a la insulina que el páncreas ha producido.

La diabetes se clasifica en dos tipos:

Diabetes tipo 1: Puede aparecer a cualquier edad, pero se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes. En este tipo de diabetes el páncreas produce muy poca insulina o nada. En este caso el paciente necesita inyecciones diarias de insulina para controlar la cantidad de azúcar en sangre.

Diabetes tipo 2: Se suele producir en la edad adulta aunque también pueden padecerla adolescentes y jóvenes debido a las tasas altas de obesidad. Una pérdida de peso mínima, incluso de 4kg mejora la hiperglucemia y reduce hasta en un 60% el riesgo de padecer diabetes.

Durante el embarazo puede aparecer diabetes gestacional que no se puede clasificar ni como tipo 1 o 2, y se produce porque el nivel de azúcar alto en la sangre y puede aparecer en cualquier momento durante el embarazo en una mujer que no padece diabetes.

Si tenemos antecedentes familiares de padres, hermanos existe una mayor probabilidad de padecer esta enfermedad.

Los síntomas más comunes son:

  • Visión borrosa
  • Sed excesiva
  • Fatiga
  • Micción frecuente
  • Mucha hambre
  • Pérdida de peso debido a que la glucosa no puede almacenarse en los tejidos porque a que éstos no reciben la señal de la insulina.
  • Problemas oculares e incluso ceguera.
  • Úlceras e infecciones en las piernas o los pies que, de no recibir asistencia, pueden llevar a la amputación de las mismas.
  • Daño a los nervios causando dolor, hormigueo, pérdida de la sensibilidad.
  • Problemas renales.
  • Debilitamiento del sistema inmunitario.
  • Aumento de la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.
  • Aparición de glucosa en la orina u orina con sabor dulce.
  • Ausencia de la menstruación en mujeres.
  • Aparición de impotencia en los hombres.
  • Dolor abdominal.
  • Debilidad, fatiga o cansancio.
  • Irritabilidad.
  • Cambios de ánimo.
  • Náuseas y vómitos.
  • Mal aliento.
  • Vaginitis en mujeres, balanitis en hombres.

Debido a que la diabetes tipo 2 se desarrolla lentamente muchos paciente no presentan síntomas, sin embargo los síntomas de la diabetes tipo 1 se desarrollan en rápidamente en un período de tiempo muy corto y el paciente pueden estar muy enfermo en el momento del diagnóstico.

¿Cómo se detecta la diabetes?

El médico puede sospechar que padece diabetes si el nivel de azúcar en la sangre es superior a 200 mg/dL. Para confirmar el diagnóstico, se deben hacer uno o más de los siguientes pruebas:

Glucemia en ayunas: Se diagnostica diabetes si el nivel de glucosa en ayunas es mayor a 126 mg/dL en dos días diferentes. Los niveles entre 100 y 126 mg/dL se denominan alteración de la glucosa en ayunas o prediabetes. Dichos niveles son factores de riesgo para la diabetes tipo 2.

Examen de hemoglobina A1c: donde se considera normal menos de 5.7%, prediabetes entre 5.7% y 6.4% y diabetes entre 6.5% o superior

Prueba de tolerancia a la glucosa oral: Se considera diabetes si el nivel de glucosa es superior a 200 mg/dL despues de 2 horas de haber ingerido una bebida azucarada.

Hemoglobina glucosilada: Este prueba nos ofrece una información muy valiosa en cuanto al control del paciente con diabetes ya que nos proporciona el nivel promedio de azúcar en sangre de los últimos 3 meses aproximadamente. El valor de la hemoglobina glucosilada es una herramienta eficaz para ver el control metabólico en los últimos meses.

¿Cuál es el tratamiento?

La diabetes tipo 1 no tiene cura y el paciente ha de inyectarse insulina todos los días y hacer mediciones de la cantidad de azúcar en sangre. Actualmente existen bombas de infusión de insulina que sustituyen en algunos casos a las clásicas jeringas, consiguiendo liberaciones de insulina en función de la cantidad de azúcar en sangre que se obtiene mediante la medición de una diminuta sonda que el paciente tiene implantada. Este tipo de bombas se puedes utilizar incluso en niños.

Tanto en la diabetes tipo 1, en la tipo 2 y en la gestacional, el objetivo del tratamiento es restaurar los niveles glucémicos normales. En la diabetes tipo 1 y en la diabetes gestacional se aplica un tratamiento sustitutivo de insulina o análogos de la insulina. En la diabetes tipo 2 puede aplicarse antidiabéticos orales. Para determinar si el tratamiento está dando resultados adecuados se realiza una prueba llamada hemoglobina glucosilada que ya hemos comentado anteriormente

La diabetes tipo 2 se puede corregirse con cambios en el estilo de vida perdiendo peso con ejercicio y comiendo de forma más saludable prescindiendo de comidas precocinadas. Una alimentación equilibrada consiste en la ingesta del 50 a 60% de carbohidratos, 10 a 15% de proteínas y 20 a 30% de grasas. Esto es válido para todas las personas, y es también la composición alimenticia recomendable para los paciente con diabetes tipo 2.

Los alimentos que más nos ayudan en el tratamiento de la diabetes son los que tienen mayor contenido en agua, entre los que se encuentran la acelga, apio, alcachofa, berenjena, berros, brócoli, calabaza, calabacín, cebolla cabezona, pepino cohombro, coliflor, espárragos, espinacas, lechuga, pepinos, rábanos, repollo, palmitos y tomate.

Se deben evitar y en algunos casos suprimir los carbohidratos simples como el azúcar, la miel, mermeladas, chocolates, postres endulzados con azúcar, helados, bocadillos, dulces en general y refrescos, grasas de origen animal, embutidos, mantequilla, crema de leche, mayonesas, manteca.

El paciente ha de comer cada 3 a 4 horas para evitar una hipoglucemia

El ejercicio es otro factor muy importante en el tratamiento de la diabetes, ya que el paciente debe bajar de peso. El ejercicio influye en los niveles de insulina que produce el cuerpo y en la sensibilización de los tejidos a la insulina. La recomendación para personas con diabetes tipo 2, es de 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado a vigoroso como mínimo a la semana con 3 días mínimo de ejercicio, y con no más de 2 días consecutivos de descanso.

La diabetes y la Medicina Tradicional China

La Diabetes ya se conocía y era tratada en la antigua China. Los documentos más antiguos sobre diabetes de la Medicina Tradicional China datan de la dinastía Zhan Guo (403 – 222 a.c.) en el Nei Jing. En el se menciona la enfermedad en catorce capítulos diferentes en los que se describen los signos, la etiología, los principios terapéuticos, los procedimiento y las precauciones a tener en cuenta en esta enfermedad a la que le dieron el nombre de Xiao Dan o calor extremo y también era conocida como la enfermedad de los tres excesos y una insuficiencia, esto hace referencia a la poliuria, polifagia y polidipsia como exceso y a la pérdida de peso progresivo como insuficiencia. También señala esta obra que la orina de estos pacientes destacaba por su sabor dulce.

En Medicina Tradicional China tratamos la diabetes desde tres perspectivas diferentes en función del órgano u órganos que esta afectados para lo cual tras realizar la diferenciación de síndromes nos facilitara el procedimiento a realizar.

Tenemos pues tres órganos que puedes estar afectador y producir Diabetes. Cada unos de ellos nos dará un síntoma clave que nos facilitara la detección del mismo.

Si el órgano alterado es el riñón el primer síntoma es la poliuria y el paciente tendrá la necesidad de orinar muchas veces y en cantidad. Si es el bazo el paciente siempre tendrá mucha hambre y se producirá polifagia. Y finalmente si es el pulmón el paciente tendrá polidipsia, es decir mucha sed.

Cada unos de estos órganos se encuentra situado en distintas partes del San Jiao. El San Jiao no es un órgano real y se refiere sobre todo a la circulación correcta de líquidos. El San Jiao se divide en tres secciones y cada unos de los órganos que hemos visto que puedes producir diabetes está situado en cada una de las tres secciones del San Jiao. El Pulmón se encuentra situado en el San Jiao superior, el Bazo en el San Jiao Medio y el Riñón en el San Jiao inferior. Este el motivo de por qué en Medicina Tradicional China se habla de los tres tipos de diabetes como Diabetes del en el San Jiao superior, medio e inferior.

Tenemos puntos específicos para tratar cada uno de los síntomas caracteristicos de cada unos de los órganos afectado, por ejemplo para tratar el exceso de sed Ren24 y V49. Para el hambre voraz emplearemos E40. Para regular la cantidad de insulina secretada por el páncreas y en caso de deficiencia aumentar su producción, para ello utilizaremos puntos como por ejemplo B6 y Ren12.

Con acupuntura también tratamos el estado emocional del paciente porque durante el procedimiento se produce un incremento en la producción serotonina y otros neurotransmisores lo que revierte en un aumento del bienestar, reduce la ansiedad y el paciente duerme mejor. Esto es muy importante ya que si el paciente está sometido a mucho estrés el Hígado puede dañarse lo que llevara asociado un empeoramiento de la diabetes y de todos los síntomas asociados

Los objetivos se centran en:

  • Mejorar el metabolismo de los hidratos de carbono.
  • Evitar la cetoacidosis y las deshidrataciones.
  • Evitar o retrasar las complicaciones vasculares, esto lo veremos en la segunda parte del artículo con el Pié Diabético.
  • Reducir e incluso eliminar las hipoglucemias responsables de daños cerebrales.
  • Mantener al paciente diabético en una vida normal y aumentar su calidad de vida.

Los diabéticos tienen que tener mucho cuidado con las rozaduras ya que cicatrizan con dificultad y puede llegar al producirse el denominado Pié diabético que son heridas difícilmente curables asociada a la mala irrigación sanguínea de los pies, puede conducir a laceraciones y eventualmente a la amputación de las extremidades inferiores.

Este artículo fue publicado por Madrid Acupuntura en la revista Universo Holístico.

A qué esperas

¿Te apetece probarlo? Llámanos al 644 19 11 19 y reserva tu cita o solicita más información sin ningún compromiso.

No te arrepentirás