Fascitis Plantar

La fascitis plantar es una inflamación aguda de la aponeurosis plantar del pie que produce dolor en la planta del pie y durante la marcha.

 “La Fascitis Plantar es la inflamación de la fascia de la planta del pie, este tejido amortigua los impactos y estabilizar el talón. La fascitis plantar se origina cuando esta banda de tejido que sostiene el arco del pie sufre una irritación e inflamación”

La aponeurosis plantar o fascia plantar es una estructura anatómica formada por tejido conjuntivo situada en la planta del pie, por debajo de la piel.  En la parte posterior del pie se inserta en el talón y por delante en las primeras falanges de los dedos, formando un arco que contribuye a transmitir la fuerza necesaria para realizar la propulsión del pie desde atrás hacia delante. También ayuda a sustentar el arco plantar.

Si la aponeurosis plantar es demasiado corta, el arco plantar tiende a ser más alto y si es más larga de lo normal, el pie tiende a ser plano.

El problema puede ser causado o agravado por un calzado inadecuado, por malas posturas y fatiga excesiva de esta fascia.

Otras causas importantes a destacar:

  • Pronación excesiva del pie.
  • Poca flexibilidad de los músculos flexores plantares.
  • Poca fuerza de los músculos flexores plantares.
  • Sobreestiramiento del tendón de Aquiles.
  • Fractura de la cortical del espolón.
  • pérdida del panículo adiposo plantar.
  • El exceso de peso.
  • Permanecer de pie durante muchas horas.
  • Posiciones forzadas del pie.
  • Deambulación prolongada.
  • Esfuerzos repentinos y prolongados.
  • Calzado inadecuado.

La fascitis plantar ha sido atribuida frecuentemente a la existencia de espolón calcáneo (exostosis del calcáneo), ya que puede provocar reacción perióstica al aumento de tracción de la musculatura plantar medial del pie dado que la fascia plantar se inserta por encima del espolón.

Entre la población deportista la posibilidad de sufrir fascitis plantar está muy igualado, pero entre la población no deportista es más común en mujeres. Esto es debido la relación directa que existe ente la fascitis plantar y el acortamiento de la musculatura posterior de la pierna, y una de las causas que más acortamiento de la cadena posterior produce en una mujer es el uso continuado de zapatos de tacón.

Síntomas de la Fascitis plantar.

El síntoma principal es el dolor. Dolor en el talón y/o en la zona media de la planta del pie, que no suele deberse a un traumatismo concreto, sino a microtraumatismo repetitivos por deporte, trabajo habitual, etc.

El dolor se localiza normalmente en la base antero-medial del talón, y suele ser más intenso por las mañanas debido a la rigidez que se presenta durante la noche. También se intensifica al realizar ejercicios que produzcan un aumento de la carga sobre la zona.

Diagnóstico de la fascitis plantar

Para diagnosticar la fascitis plantar hay que interrogar al paciente sobre la intensidad y el tipo de dolor, si empeora o mejora con el movimiento, tipo de calzado, si es deportista, etc. Se debe realizar una revisión completa del talón y de los miembros inferiores.

Mediante el uso de radiografías se diagnostica la existencia de un espolón calcáneo.

Mediante una resonancia magnética podemos ver las estructura y composición de la zona.

Mediante una ecografía se realiza una valoración histopatológica de la zona.

Con un estudio biomecánico con el que observamos la respuesta funcional del paciente en diferentes momentos como la bipedestación, la deambulación o la carrera.

Con una gammagrafía ósea también se diagnostica lesión del calcáneo.

Con un electromiograma podremos valorar si el dolor es de origen neuropático.

También se realizan pruebas de laboratorio se valorará para descartar otras entidades patológicas que pueden causar el dolor, como las enfermedades infecciosas, tumorales, metabólicas o inflamatorias.

Tratamiento

Los tratamientos más habituales son:

  • Antiinflamatorios AINES o corticosteroides.
  • Modificación del reparto de fuerzas sobre la planta del pie plantares con plantillas. Un calzado adecuado sirve como remedio y como prevención.
  • En casos agudos el vendaje funcional que elimine la tensión plantar.
  • Infiltraciones de corticoides directamente en la inserción fascial plantar en la zona del talón.
  • Las ondas de choque es una técnica que puede ayudar a deportistas de alto rendimiento a combatir el dolor, especialmente cuando éste tiene más de un año de evolución.
  • El frío en la fase aguda, reduce la inflamación inicial. Mediante masaje con frío sobre el área afectada 10 minutos, tres o cuatro veces al día durante 10 o 20 días, presenta evolución favorable en muchos casos. El calor se utiliza tras la fase aguda, puede ser seco o húmedo, mediante bolsa de agua caliente, manta eléctrica. Sobre el área afectada de 15 minutos, tres o cuatro veces al día.
  • La electroterapia sobre todo ofrece una acción analgésica y descontracturante, el TENS o Estimulación nerviosa transcutánea

Fascitis plantar y la acupuntura

El procedimiento con acupuntura para la fascitis plantar proporciona alivio eficaz para el dolor y se obtienen resultados positivos prácticamente desde la primera sesión.

Para la fascitis plantar con acupuntura se emplean varias técnicas del amplio abanico que nos ofrece la Medicina tradicional china.

Lo primero que utilizamos es acupuntura en los puntos locales, es decir en el pie. Como la causa de la fascitis plantar es una inflamación del tejido el procedimiento ira enfocado a reducir esa inflamación, para ello utilizaremos acupuntura en los puntos Ashi o puntos dolorosos y electro acupuntura en puntos de acupuntura específicos de la zona del pie y el tobillo para reducir la inflamación como, por ejemplo, R2, R3, 60V, los dos últimos están situados en la zona entre el tendón de Aquiles y el tobillo. En estos puntos podemos utilizar electrocupuntura.

También se utiliza mucho la electroacupuntura entre los puntos R2, que está situado por debajo del escafoides y coincide con el punto gatillo del cuadrado plantar, y V63 situado en la depresión del cubiodes, en el lado externo del pie. En este caso se utiliza una combinación de frecuencias altas y bajas (2-100 Hz).

La aplicación de acupuntura Láser en la planta del pie es muy efectiva tanto para reducir el dolor como para reducir la inflamación. Esta técnica es completamente indolora ya que los terminales del Láser se finjan a la piel con un adhesivo.

También podemos utilizar electroacupuntura de forma distal para relajar los gemelos y el tendón de Aquiles.

La frecuencia que utilizaremos para la electroacupuntura se fijara en función de si estamos ante un caso agudo, dolor tipo yang y por lo tanto frecuencias dispersante, o crónico que sería un dolor tipo yin y por lo tanto emplearíamos frecuencias tonificantes.

También emplearemos puntos distales para, por ejemplo, puntos para relajar el Hígado, ya que el hígado controla los tendones y si sedamos el hígado todos los tendones estarán más elásticos y contribuiremos a mejorar el dolor producido por la fascitis plantar.

Otra técnica consiste en el empleo del martillo de 7 puntos aplicado en la planta del pie colocando una tela fina previamente en la zona a tratar.

Por último, también podemos realizar el procedimiento con Gua Sha. Consiste en realizar raspados con una herramienta de asta de toro o vaca a lo largo de la planta del pie.

Tanto el martillo de 7 puntas como la Gua Sha eliminan el estancamiento de sangre y energía en la zona de aplicación ayudando así a reducir el dolor en la misma.

Se realizó un estudio entre 2005 y 2006 en la Universidad Bautista de Hong Kong utilizando solamente una aguja distal para el procedimiento.

Los participantes adultos con más de 18 años con dolor en el talón durante mas de 3 meses anteriores al estudio. Los participantes fueron diagnosticados de fascitis plantar si el dolor se localiza en el tubérculo medial del calcáneo, que es el sitio de la inserción de la fascia plantar y los músculos intrínsecos del pie. Se les aconsejó que se abstengan del consumo de analgésicos durante el período de estudio.

Se excluyeron los participantes con antecedentes de fractura o disfunción del tobillo o la rodilla, o artritis, con signos de lesión del nervio, con enfermedades sistémicas graves, tales como la artritis reumatoide, diabetes o trastorno cardiovascular.

Los participantes en el grupo de procedimiento recibieron acupuntura en el punto de Daling (PC7), que se encuentra en el lado palmar del antebrazo en el punto medio del pliegue de la muñeca.  Los participantes en el grupo de control recibieron la punción en el punto de acupuntura Hegu (LI4), que se encuentra entre el primer y segundo huesos metacarpianos. LI4 fue elegido como el punto de control, ya que estaba cerca de PC7 y tenía propiedades analgésicas. La punción se realizó a PC7 o LI4 en el lado contralateral al dolor en el talón. Si el dolor del talón era en ambos lados, se realizó la punción bilateral de cualquiera PC7 o LI4.

Tanto PC7 y puntos de acupuntura LI4 se estimularon usando agujas de acupuntura estéril, 15 mm de largo con un diámetro de 0,25 insertadas perpendicularmente con la ayuda de un tubo de guía, avanzado ~ 10 mm de profundidad usando ligera rotación y empujando para obtener la sensación Deqi, que fue reportado por los participantes como un dolor sordo, entumecimiento o pesadez.

La Manipulación de las agujas se repitió aproximadamente cada 5 minutos para mantener la sensación Deqi, y cada sesión se prolongó durante 30 minutos.

Para el grupo con PC7, en comparación con el valor basal, se observó una mejora significativa en el dolor por la mañana después de 1 mes del procedimiento y para el período de 6 meses. Por el contrario, el grupo LI4 no mostró mejoría en el dolor por la mañana.

Este artículo fue publicado por Madrid Acupuntura en la revista Universo Holístico.

A qué esperas

¿Te apetece probarlo? Llámanos al 644 19 11 19 y reserva tu cita o solicita más información sin ningún compromiso.

No te arrepentirás