Parkinson

La enfermedad de Parkinson, también denominada mal de Parkinson, parkinsonismo idiopático, parálisis agitante o simplemente párkinson, es un trastorno neurodegenerativo crónico que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva, producido a consecuencia de la destrucción de las neuronas pigmentadas de la sustancia negra.

El Parkinson es mi máxima pelea. No, no duele. Es difícil de explicar. Me están poniendo a prueba para ver si sigo rezando, si sigo manteniendo mi fe. Toda la gente recibe pruebas de Dios.

Muhammad Ali

La enfermedad de Parkinson, también denominada mal de Parkinson, parkinsonismo idiopático, parálisis agitante o simplemente párkinson, es un trastorno neurodegenerativo crónico que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva, producido a consecuencia de la destrucción de las neuronas pigmentadas de la sustancia negra.

Frecuentemente clasificada como un trastorno del movimiento, la enfermedad de Parkinson también desencadena alteraciones en la función cognitiva, en la expresión de las emociones y en la función autónoma.

Esta enfermedad representa el segundo trastorno neurodegenerativo por su frecuencia, situándose por detrás de la enfermedad de Alzheimer. Está extendida por todo el mundo y afecta tanto al sexo masculino como al femenino, siendo frecuente que aparezca a partir de los 60 años de vida, aunque existe otra versión precoz que se manifiesta en edades inferiores a los cuarenta años.

Afecta a dieciocho de cada cien mil habitantes. En España no hay datos precisos porque falta un estudio epidemiológico que brinde total certeza sobre ella, no obstante, se estima que puede haber entre 80 a 100 mil personas con Parkinson en España.

Características clínicas

El diagnóstico puede realizarse en aquellos individuos que presenten al menos 2 de 4 síntomas:

  • Temblor en reposo.
  • Rigidez muscular.
  • Bradicinesia, lentitud en los movimientos voluntarios e involuntarios, pero principalmente dificultad para comenzarlos y terminarlos.
  • Pérdida de reflejos posturales.
  • Temblor cefálico segmentario.
  • El temblor en reposo de 4 a 6 Hz arrítmico.
  • Ausencia de expresión facial.
  • Disminución del parpadeo.
  • Disminución del movimiento de los brazos al caminar.
  • Micrografía, el paciente escribe con letra pequeña e ilegible.
  • Hipofonía, volumen bajo de voz.
  • Sialorrea, producción excesiva de saliva.
  • Alteración de la postura.
  • Inestabilidad postural.
  • Depresión, ansiedad o apatía.
  • Alteraciones cognitivas.
  • Trastornos del sueño.
  • Alteraciones sensoriales y dolor.
  • Anosmia, pérdida o disminución del sentido del olfato.
  • Trastornos de la función autonómica.
  • A veces los pacientes refieren dolor en las piernas por calambres, frío, ardor o sensación de entumecimiento y dolor de cabeza o dolor lumbar.

El temblor, que es el signo principal del Parkinson, es una especie de agitación que aparece cuando el paciente está en reposo pero que disminuye cuando el paciente está realizando alguna actividad o durante el sueño.

No existe ninguna prueba de laboratorio o estudio radiológico que permita diagnosticar la enfermedad, aunque algunas empresas de diagnósticos genéticos sí que ofrecen test para la secuenciación de los genes SPARK1, SPARK2 y SPARK4 que están muy relacionados con la enfermedad

También es frecuente que se realicen analíticas sanguíneas con el objetivo de descartar otros posibles trastornos, como el hipotiroidismo (que conlleva una ralentización en los movimientos), una disfunción hepática o patologías autoinmunes. Por otra parte, las técnicas de imagen cerebral, como son la resonancia magnética, la tomografía por emisión de positrones o la tomografía por emisión de fotón único, son eficaces a la hora de excluir otras dolencias que desencadenen síntomas parecidos a los del Parkinson, como un accidente cerebrovascular o un tumor cerebral.

El tratamiento de la enfermedad de Parkinson consiste en mejorar, o al menos mantener o prolongar la funcionalidad del enfermo durante el mayor tiempo posible. En la actualidad, el tratamiento puede ser de tres tipos: farmacológico, quirúrgico y rehabilitador.

Tratamiento farmacológico

  • Levodopa
  • Agonistas dopaminérgicos
  • Fórmula desarrollada de la bromocriptina.
  • Inhibidores de la monoaminooxidasa B
  • Liberadores presinápticos de dopamina

Tratamiento quirúrgico

  • Estimulación transcraneal por corriente alterna o TACS
  • Trasplante nervioso

Tratamiento rehabilitador

Es importante que los pacientes realicen ejercicio de manos, pero más importante es que un logopeda trabaje con el paciente el máximo tiempo posible, pues debe corregir la disfagia, el manejo de objetos, la hipofonía, la ansiedad, la micrografía y demás aspectos del lenguaje que solo este profesional puede hacer.

El Parkinson y la acupuntura

El Parkinson en la medicina China se incluye en los síntomas de temblores, Chan zheng, y siempre está relacionado con el Viento de Hígado.

Los principios de la medicina china dicen que “Los temblores por Viento son producidos por el viento que penetra en el Hígado y al Qi de los meridianos que se rebelan hacia arriba produciendo tics en la cara y temblores en las extremidades

El ejemplo de un Viento interno de Hígado más habitual son los tics involuntarios en los ojos que en algún momento de estrés de nuestras vidas todos hemos experimentado en mayor o menor grado.

¿Y por qué se produce el Viento de Hígado?

En medicina China el viento de Hígado tiene tres causas principales:

La sobrecarga de trabajo y actividad sexual excesiva: El exceso de trabajo, especialmente de trabajo intelectual prolongado en el tiempo y sin un descanso adecuado debilita la energía de Riñón. La medicina china considera también que el exceso de actividad sexual debilita el Riñón, con lo que, si el exceso de trabajo se junta con el exceso de sexo, el Riñón se debilita con mayor rapidez. La debilidad del Riñón se asocia a la debilidad del Hígado, pues el Riñón es el padre del Hígado en la pentacoordinación.

El estrés emocional: La ira, la frustración o el resentimiento pueden provocar un estancamiento de la energía del Hígado, con el tiempo este estancamiento va a provocar un ascenso del Yang del Hígado que genera Calor y asciende en forma de Viento Hepático, causando el cuadro de Parkinson.

La dieta: El consumo excesivo de grasas y fritos o dulces producen la formación de Flemas (hay estudios que sugieren una relación entre el consumo de lácteos y la enfermedad de Parkinson). Con el tiempo las flemas se combinan con Fuego, especialmente si se consume alimentos picantes o calientes (por ejemplo, alcohol). Con el tiempo este calor va a producir el Viento interno del Hígado, y por lo tanto los temblores.

Manifestaciones del Viento de Hígado

Las manifestaciones físicas del viento interno del Hígado son:

  • Tics.
  • Temblores.
  • Convulsiones.
  • Entumecimiento.
  • Hormigueo.
  • Mareo, vértigo.
  • Parálisis.

¿Cuál es el tratamiento de la Medicina China para el Parkinson?

Lo primero es realizar la diferenciación de síndromes para averiguar en cual encuadramos a nuestro paciente. Los síndromes que nos podemos encontrar son:

  • Deficiencia de sangra de Hígado.
  • Ascenso de Yang de Hígado.
  • Fuego de Hígado.
  • Deficiencia de Yin de Hígado y Riñón.
  • Flema Calor.

Emplearemos los puntos de acupuntura y la fitoterapia adecuados para cada uno de estos síndromes.

Como puntos generales para apaciguar el Viento interno de Hígado podemos emplear los siguientes puntos:

VB20, VB34, IG11, C3, SJ5, H3 DU16.

Los puntos locales en la extremidad que presente temblores son:

Pierna: E31, E36, E41, VB31, VB34, VB40, B6 y R3.

Brazo: IG10, IG11, IG4M SJ5 y C7.

También emplearemos craneopuntura utilizando la banda de la corea, para ello insertaremos varias agujas para cubrir la banda de la corea y podemos aplicar el electroacupuntor con frecuencias bajas a dos agujas en dicha banda.

A qué esperas

¿Te apetece probarlo? Llámanos al 644 19 11 19 y reserva tu cita o solicita más información sin ningún compromiso.

No te arrepentirás

WhatsApp WhatsApp