Introducción de la medicina China y la Acupuntura en occidente

Los jesuitas portugueses llegaron a Japón en 1549, su misión religioso-médica se concentró sobre todo en centros para el tratamiento de la lepra. Tuvieron un contacto indirecto con la medicina china, principalmente la terapia con agujas; sus observaciones y experiencias las registraron en sus memorias. Se destaca el primer diccionario latín-japonés por el año de 1595, que ofrecía 8 reseñas de acupuntura y planteaba 50 términos sobre las agujas, además de técnicas de punción. Varios sacerdotes estudiaron aspectos relacionados con la filosofía tradicional, lamentablemente, en 1612, su inspector Francisco Pasio prohibió a todos los misioneros adquirir conocimientos médicos y practicarlos.

Una segunda fase de contacto entre occidente y la Medicina China, también lo realizaron sacerdotes de la Compañía de Jesús; ya en misión en territorio chino, en su trabajo con la gente de China conocieron sus costumbres y su medicina; se presume que fueron los editores del texto “Los secretos de la Medicina China” publicada en francés en 1671, en la jurisdicción de Cantón (Guangzhou) «广州».
En 1683, el holandés Willem Ten Rhijne publica, tras dos años de estancia en Japón, el “Dissertatio de Arthritide: Mantissa Schematica: de Acupuntura”. A pesar de la prohibición de las autoridades japonesas a los extranjeros de adquirir conocimientos de la cultura japonesa, Ten Rhijne se dio modos para investigar sobre la terapia con agujas a la que por primera vez nomina como acupuntura en un texto de circulación internacional.
En 1686 se publica un libro del jesuita polaco Michael Boym que estudia los pulsos; se trata de una obra que resalta la importancia de la comprensión de la fisiología tradicional china para el diagnóstico de las enfermedades; fue  publicada como obra póstuma bajo el título de “Clavis Medica ad Chinarum Doctrinam de Pulsibus”.
A lo largo del siglo XVIII, varios autores tratan el tema de la acupuntura, y en el siglo XIX serán 142 los autores que publican artículos o tratados sobre acupuntura. Entre todos ellos cabe destacar Sarlandiere, quien en 1825 publica su obra: “Memoria sobre electro-acupuntura y sobre el empleo de la moxa japonesa en Francia”. En 1825 el exconsul de Francia en China, Dabry publica “La Médecine chez les Chinois” (La medicina entre los chinos), donde se estudia con sumo detalle los pulsos de acupuntura, así como numerosas patologías, incluso la aplicación de la acupuntura en el arte veterinario.
En el año de 1934, otro exconsul y eminente sinólogo: Soulié de Morant publica sus investigaciones llevadas a cabo durante más de 20 años de estancia en China, con el título de “Précis de la Vraie Acupuncture Chinoise”, y en 1939 publica en dos volúmenes “L’Acupuncture Chinoise”, verdadero compendio de acupuntura que recoge traducciones de textos chinos correspondientes a un período de 2.250 años.
Después de Soulié de Morant, en Francia han destacado numerosas personalidades médicas en el campo de la acupuntura, entre ellos: Borsarello, Cantoni, Darras, Dumitrescu, Duron, Chamfrault, Faubert, R. de la Füye, Goux, Husson, Jarricot, Kespy, Lavier, Laville-Mery, Mussat, Niboyet, y otros, que han contribuido de forma muy notoria al desarrollo científico de la acupuntura en Occidente.
En Europa también se destacan profesionales como Bachman y Schmidt en Alemania. En Austria destaca el investigador Bischko. En Hungría son importantes los trabajos de Eory en el campo de la informatización de la acupuntura. En Italia destaca la figura del eminente profesor Quaglia Senta, así como Lanza, Privitera y Roccia. En Rumania durante el período de 1930 a 1940 destacaron Bratu y Dragomirescu, a los que siguieron Constantin, Danila, Dragomirescu, Dumitrescu, Gheorghiu, Golovanov, Tirgoviste y otros.
En la antigua Unión Soviética se comienza a investigar a partir de 1950-1960, en diferentes centros universitarios, entre cuyos investigadores podemos destacar a Kasil, Podsibiakin, Portnov, Ticocinskaia y Vogralik.
Otros investigadores europeos merecen destacarse: Umlauf en la República Checa, los griegos Garzoni y Karavis, los ingleses Kenyon y Mann, los suizos Fisch y Roux y el turco Caimaz.
En Oriente Medio, Goldstein y Singer han sido importantes personalidades para el desarrollo de la acupuntura en Israel. En Norte América destacan los trabajos del canadiense Wexu, y de los estadounidenses Johnson, Moss, Omura y más recientemente de Rossen.
En América Latina, en Argentina el Dr. David Susmann ha realizado importantes avances y ha escrito varias obras, hay que destacar también los esfuerzos en investigación en Cuba y Brasil.
El verdadero auge de la Medicina China, sobre todo de la acupuntura, se produce en los años setenta del siglo XX; en especial luego de 1972, cuando el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica y su equipo de colaboradores visitaron la República Popular China, algunos de ellos quedaron impresionados con la analgesia acupuntural en intervenciones quirúrgicas.
Muchos de los seguros médicos privados encuentran salidas legales para reembolsar algunas terapias para situaciones médicas concretas como la parálisis facial o la neuralgia del trigémino; no existen datos oficiales, pero se presume que en Alemania se destinan para los tratamientos con acupuntura un mínimo de 300 a 500 millones de euros al año.

Más información

Si deseas recibir más información sobre nuestros tratamientos o sobre como la Acupuntura y la Medicina Tradicional China puede ayudarte ponte en contacto con nosotros por algunos de los siguientes medios:

Envíanos un Mail a info@madridacupuntura.com

En el teléfono 644 19 11 19
Visítenos en www.madridacupuntura.com
Síguenos en Facebook

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *