Colágeno, el pegamento de la piel

El colágeno es la proteína más importante del cuerpo humano. En nuestra piel, más del 90% del tejido dérmico está formado por colágeno. De hecho, se trata de la molécula base que sostiene y mantiene la unión en nuestra piel. Con el envejecimiento, la disminución de producción de colágeno genera una pérdida de hidratación y el adelgazamiento de la piel causando las temidas arrugas.
La producción de colágeno en la piel comienza a disminuir alrededor de los treinta años. Este proceso se acelera al llegar a los cuarenta. Distintos estudios han demostrado que la producción natural de colágeno podría disminuir en un 1% por año después de cumplir los treinta. De manera, que cuando una persona alcanza los 55, podría haber perdido el 25% de su capacidad de producción.
Pero, el colágeno no es solo una proteína esencial para mantener la elasticidad y la fortaleza en la piel, sino también en pelo, uñas, músculos, ligamentos, tendones y cartílagos. En nuestra dieta podemos encontrar la fórmula de reforzar la producción de colágeno esencial para mantener unido nuestro cuerpo. Los alimentos ricos en proteínas y vitaminas K y C son ideales para la producción de colágeno.
Por este motivo, es sumamente esencial incorporar a nuestra dieta aquellos alimentos que nos ayuden a producir y restaurar el colágeno. Un aporte de minerales, vitaminas y aminoácidos son fundamentales en la formación de proteínas, entre ellas el colágeno, igualmente el aporte de antioxidantes son fundamentales para evitar la destrucción de colágeno. Así una dieta demasiado rica en azúcares simples, daña el colágeno.
Alimentos que contienen Colágeno
Carne de pollo, de cerdo, pavo, pescado, venado, vaca, cabra, caballo, venado o buey, entre otros.
Alimentos que estimulan la producción de Colágeno
Todos aquellos ricos en vitamina C: kiwi, naranja, el limón, pomelo, piña, melón o mango. También en las verduras como las coles de Bruselas o el repollo; así como en el pescado o la carne de res.
Verduras: la mayoría de las verduras cuentan con la capacidad de ayudar al organismo a producir colágeno. El repollo, la col, la escarola, la coliflor, la espinaca o la berenjena.
Aquellos que contienen aminoácidos: los productos ricos en lisina y prolina son útiles para formar todos los tipos de colágeno. Esas sustancias están presentes en los lácteos bajos en grasa, aunque también se pueden encontrar en la clara del huevo, en las carnes magras y en los pescados azules.
Frutos rojos: contienen licopeno, una sustancia que, además de ser un buen antioxidante, contribuye a la secreción de colágeno. Pimientos, tomate y remolacha; aunque también la sandía, las cerezas, las fresas o las frambuesas.
Alimentos con ácidos grasos poliinsaturados: como los pescados azules, el marisco y las verduras de hoja verde.
Frutos secos: son una buena fuente para la producción de colágeno, nueces, piñones, avellanas, castañas, pistachos, semillas de calabaza, pipas de girasol o almendras.
Alimentos con azufre: el azufre es un componente extraordinario para ayudar a la producción de colágeno. El pollo, las aceitunas verdes y negras, pepinos frescos, tallos de apio fresco, el ajo, el perejil, la cebolla, el plátano, el té, el rábano picante, el tofu, el maní, el coco o la papaya contienen este elemento. Se puede además añadir el melón fresco y la batata.
Pero, además de la alimentación, hay otros factores que envejecen y retardan la producción del colágeno como fumar y una exposición excesiva al sol. En cuanto a las cremas faciales que se comercializan actualmente, el colágeno que contienen es demasiado denso como para ser absorbido por la piel. Aunque, hay diversos estudios para mejorar las fórmulas actuales y probablemente el mercado chileno vea muy pronto la aparición de un nuevo producto para producir y restaurar el colágeno desde dentro hacia fuera (interior y exteriormente). Pero, nuevamente es importante seguir una dieta equilibrada para conseguir aminorar el paso del tiempo en nuestra piel y utilizar un bloqueador solar con el fin de protegerse de las agresiones solares.
Igualmente, es necesario tener un sueño reparador y dormir las ocho horas recomendadas para tener un descanso saludable. No en vano, la formación de colágeno se produce mientras dormimos, ya que es el momento en el que el cuerpo se recupera y se repara, sobre todo en la primera parte del sueño.
En este instante se da la síntesis proteica a partir de los distintos nutrientes y sustancias del organismo.
Fuente newscience

Más información

Si deseas recibir más
información sobre nuestros tratamientos o sobre como la Acupuntura y la
Medicina Tradicional China puede ayudarte ponte en contacto con nosotros por
algunos de los siguientes medios:

Envíanos un Mail a info@madridacupuntura.com
En el teléfono 644 19 11 19
Visítenos en www.madridacupuntura.com
Síguenos en Facebook

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *