El Ginseng ayudar a combatir la obesidad

Ginseng

Un nuevo trabajo realizado en ratones afirma que esta planta podría estimular la producción de grasa parda, involucrada en una eficiente quema de calorías.

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en un grave problema de salud pública en todo el mundo, y las estrategias que se emplean para combatirla se basan principalmente en restringir la ingesta y absorción de calorías.

Pero ahora, científicos chinos sugieren en un nuevo estudio que quemar energía mediante la activación del tejido adiposo marrón (o ‘grasa parda’) con una hierba medicinal tradicional podría ser una estrategia alternativa para combatir la obesidad funcionando como un probiótico.

Los investigadores descubrieron que un extracto del ginseng, una raíz de la tradición china, puede inducir la actividad de las bacterias Enterococcus faecalis en el intestino, lo que a su vez puede producir un ácido graso de cadena larga insaturado (LCFA)-ácido miristoleico (MA).

“Como un nuevo probiótico contra la obesidad, el E. faecalis y el ácido miristoleico pueden reducir la adiposidad a través de la activación del tejido adiposo marrón y la formación de grasa de color beige”, explica Jin Wanzhu, autor principal del estudio, publicado en la revista Gut, y científico del Instituto de Zoología de la Academia de Ciencias de Chin.

Estudios anteriores han demostrado que el tejido adiposo marrón facilita el control de peso y genera un potente efecto contra la obesidad mediante el “enmarronamiento” de la grasa blanca para transformarla en beige. Por lo tanto, aumentar su actividad podría ser un enfoque terapéutico novedoso y efectivo para la obesidad y sus enfermedades relacionadas.

El tejido adiposo pardo, o ‘grasa marrón’ porque es más oscura que la blanca por estar más vascularizada y ser más densa en mitocondrias, tiene como función producir calor y, por lo tanto, se metaboliza con más facilidad que la blanca de los ‘michelines’. Nuestro organismo es rico en ella cuando somos bebés para protegernos del riesgo de hipotermia pero, como tantas otras cosas buenas de la vida, la vamos perdiendo al hacernos mayores.

Cuando el tejido adiposo pardo se queda sin reservas para mantener la temperatura corporal, se produce un intercambio. La grasa marrón ‘recluta’ células del tejido blanco, los adipocitos, transformándolas en ‘grasa beige’ por un proceso denominado browning. Las células así ‘enmarronadas’ se queman para producir calor, algo que desde hace años los investigadores buscar cómo estimular para que la ‘grasa buena’ gane terreno a la ‘mala’ en nuestro organismo.

Esta es la primera prueba de que la combinación de E. faecalis con ácido miristoleico puede reducir la obesidad al aumentar la actividad del tejido adiposo marrón y la formación de grasa de color beige. “Este estudio demuestra el importante papel del ácido miristoleico en la reducción de la obesidad y la mejora del síndrome metabólico relacionado, así como sus enormes posibilidades de aplicación

Fuente el español

Si deseas recibir más información sobre nuestros tratamientos o sobre como la Acupuntura, la Medicina Tradicional China y la Osteopatía puede ayudarte ponte en contacto con nosotros por algunos de los siguientes medios:

Envíanos un Mail a info@madridacupuntura.com Visítenos en www.madridacupuntura.com
En el teléfono 644 19 11 19 Síguenos en Facebook
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *