Nueve maneras de combatir la obesidad de acuerdo con la medicina china

Imagínate por un momento un campo de cultivo que está verde y ondulante. Con la adecuada cantidad de sol y lluvia el campo produce cosechas sanas. De hecho, cuando llueve, las plantas en el campo se nutren y se vuelven un poco más verdes y crecen un poco más altas, pero luego llueve un poco más y sigue lloviendo y lloviendo. Después de un rato el campo se satura. La humedad se asienta en charcos y en lugares bajos, creando áreas lodosas. Las plantas en esas áreas lodosas se atrofian y eventualmente las raíces se pudren y mueren. Este hermoso y productivo campo ya no está tan saludable, se tornó húmedo.
En muchos aspectos tu cuerpo es como un campo de cultivo. Depende de recursos externos para nutrirse. Mientras que el campo necesita de sol y lluvia en cantidades adecuadas para estar sano; tú necesitas comida, agua y aire en las cantidades adecuadas. Eres afectado asimismo por los cambios en las estaciones; por ello tratas de mantenerte caliente en el invierno, y durante el verano estas activo y al aire libre. Además, muchos de nosotros nos desanimamos en un día nublado, mientras que otros sufren de dolores cuando cae el barómetro.
Además, como le ocurrió al campo de cultivo, puedes llegar a tener exceso de líquido.
Debes estar pensando, ¿y qué? ¿Cuál es el problema con tener exceso de líquido y, de dónde viene este? Ambas son buenas preguntas.
El problema es que este exceso de líquido en tu cuerpo puede crear síntomas. La humedad parece ser el oscuro cóctel detrás de las articulaciones adoloridas, la inflamación, el edema, la infección por hongos, los herpes, y la diarrea. Es más, la humedad que se acumula tiende a coagularse y se vuelve flema. ¡Puaj!
Pero el problema más grande sobre el exceso de líquido es que la grasa se considera un tejido húmedo. Toda persona obesa tiene un grado de líquidos. Generalmente, con más sobrepeso, mayor es el grado de líquidos en tu cuerpo. Es cierto, esas diez libras que ganaste el año pasado durante las vacaciones son justo diez libras de líquidos, ¡uh… grasa! Pero si aun así eso no te pareces lo suficientemente malo, debes saber que mucha gente que está seriamente pasada de peso también lidia con asuntos de flemas en forma de problemas crónicos de sinusitis, asma, y escurrimiento nasal. ¡Asqueroso! El punto es que si tienes previsto perder peso en tu futuro, necesitarás lidiar con el líquido en tus tejidos si quieres tener éxito.

Esto nos lleva a tu segunda pregunta; de dónde viene este exceso de líquidos. Bueno,  puede venir del ambiente, como si vivieras en un país húmedo como Inglaterra, o en el sótano de un departamento, sin embargo, usualmente el exceso de líquido es un asunto digestivo.
En la medicina china tu estómago y el bazo son los principales órganos responsables de la digestión. El estómago asimila la comida y empieza el proceso digestivo. Después es llevada al bazo para ser tamizada y clasificada, tomando lo bueno y convirtiéndolo en nutrientes que tu cuerpo necesita, a la par que elimina lo que tu cuerpo no puede usar.
Cuando tu digestión se desarregla, una de las razones más comunes es que tu bazo se empantanó. Si ese es el caso, puedes tener síntomas como poco apetito, náuseas, heces sueltas, muchos estruendos estomacales, y una sensación en general de pesadez. Esencialmente lo que pasa es que la habilidad de tu bazo para absorber, tamizar y clasificar fluidos se descompuso. Es un poco como tener charcos en tu cuerpo, o usar ropa húmeda constantemente. De hecho, un paciente  mío con exceso de líquidos en su cuerpo describió esta sensación como estar “constantemente tratando de salir de una bolsa de papel mojada”.

Entonces, el tema es cómo y, por qué tu bazo se atasca. Esto puede ser causado por el estrés, o por emociones fuertes que afectan tu digestión. Sin embargo, es más común que se deba a que has estado comiendo grasas en exceso, y muchos productos lácteos pueden cargar tu digestión. Además, comidas extremadamente nutritivas como jugos concentrados, y comidas enlatadas (ya sabes, consumir esto en vez de una comida saludable) pueden provocar estragos en tu pobre bazo.
Hay malas noticias y buenas noticias al tratar el exceso de líquido en la medicina china. La mala noticia es que a los líquidos les gusta quedarse ahí, permanecer. Requiere entonces un trabajo serio el secar, drenar o resolver el exceso de líquido. Sin embargo, la buena noticia es que se puede hacer, y que hay cosas que tu acupunturista puede hacer y otras que no. Puede enfocar su tratamiento en tratar de resolver específicamente el exceso de líquido. También, prescribirte una fórmula herbal que puede reforzar tu bazo y eliminar el exceso de líquido.
Algunas recomendaciones que puedes implementar en casa incluyen:
  • Aligérate eligiendo comidas que son fáciles de digerir. Evita las comidas largas y sobre enriquecidas
  • Evita el azúcar y los endulzantes de todo tipo.
  • Evita las grasas saturadas y las comidas grasosas.
  • Consume con cuidado los productos lácteos; un poco puede estar bien, pero demasiado crea exceso de líquido y flema.
  • Toma pequeñas cantidades de líquidos calientes con tus comidas. El té verde es ideal porque también ayuda a resolver el exceso de líquido. Tomar muchas bebidas heladas con hielo en tus comidas inunda tu bazo.
  • Come vegetales cocidos, granos enteros, proteínas ligeras (pollo y pescados blancos), y frutas.
  • Comidas cocinadas en sopas, guisados y salteadas son digeridas más fácilmente.
  • Siéntate, ponte derecho y mastica tu comida. Tu bazo te lo agradecerá.
  • ¡Muévete! El ejercicio pone los fluidos en movimiento, ayuda a su eliminación, calienta tu cuerpo para ayudar a quitar el exceso de líquido, y mejora tu digestión.
Fuente lagranepoca
Más información
Si deseas recibir más información sobre nuestros tratamientos o sobre como la Acupuntura y la Medicina Tradicional China puede ayudarte ponte en contacto con nosotros por algunos de los siguientes medios:

Envíanos un Mail a info@madridacupuntura.com

En el teléfono 644 19 11 19
Visítenos en www.madridacupuntura.com
Síguenos en Facebook
2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *